Argentina podría dar una tercera dosis de vacuna a toda su población

Nacionales 18/10/2021 Por Julieta Balleis
i se cumplen los contratos de provisión, aún deben llegar 54 millones de unidades. Se podría dar inicialmente un refuerzo a la población más vulnerable y luego continuar con el resto.
vuelo-sinopharm-china-1199634jpg

Luego de un lento comienzo, Argentina encarriló la campaña de vacunación y hoy tiene 81 millones de dosis aplicadas o almacenadas. Podría dar una tercera dosis a toda la población. Si se cumplieran los contratos firmados, el país sumaría 54 millones de dosis en los próximos meses, y no solo terminaría de vacunar con dos dosis a los mayores de 3 años sino que podría dar una tercera dosis a toda la población. Y aún así sobrarían vacunas, según un informe del diario Clarín.

 
Hay expertos que piden no demorar el «booster» o refuerzo en el segmento de la población de mayor riesgo. Así están haciendo Chile y Uruguay. Tienen dosis disponibles y como está probado que los refuerzos son seguros están aplicando la tercera dosis a los segmentos de mayor riesgo. Existe el temor a una nueva ola de contagios que llegue ya con un largo tiempo pasado desde la segunda dosis. Podría golpear a personas muy vulnerables, como los inmunosuprimidos. Son, entre otros, enfermos de cáncer, pacientes con afecciones reumatológicas tratados con medicación que bajan las defensas.

Según Jorge Geffner, inmunólogo del Conicet, «en algunas poblaciones se está viendo que, pasados seis o siete meses de la segunda dosis, la eficacia decae. No tiene que ver con los niveles de anticuerpos sino con la protección frente a la infección. Sigue siendo muy alta, pero a los pacientes inmunocomprometidos, a quienes de por sí les había costado levantar la respuesta inmune, se vuelve necesario darles un booster».

 
La inmunidad contra el coronavirus que logran las vacunas es de corto alcance. Geffner compara el Sars-CoV-2 y el sarampión, un ejemplo de inmunidad «vitalicia».

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, aseguró que están «evaluando un refuerzo de todas las vacunas en 2022».

Aun con los casos a la baja, la caída de la protección que da la segunda dosis importa entre quienes, por ejemplo, tienen factores de riesgo y recibieron su segunda dosis en mayo/junio. A fines de este año estarían en condiciones, según Geffner, de recibir la tercera dosis o «booster». El refuerzo, dice el inmunólogo, podría ser necesario cada año, o cada año y medio. Pero antes de pensar en eso se debe aplicar «en primer lugar a las personas con compromiso inmunológico. En segundo lugar, al personal de la salud. Luego, los mayores de 60 años. Finalmente, toda la población. Tarde o temprano va a ser necesario darle un refuerzo a todos”, aseguró. La población objetivo en Argentina son 43,5 millones de personas, tomando a todos los mayores de 3 años.

 
Si todos los contratos que firmó el país se cumplieran, deberían llegar unas 54 millones de dosis en los próximos meses. Argentina superó esta semana los 81 millones de dosis recibidas. Un embarque de vacunas proveniente de Moscú con 500 mil dosis del segundo componente de Sputnik V arribó el viernes.

Las únicas partidas ya entregadas al 100% son los 30 millones de dosis de Sinopharm y casi 600.000 de Covishield, pero faltan aún 10,5 millones de Sputnik V; 3,4 millones de AstraZeneca; 16 millones de Pfizer; 4,8 millones de Cansino; y 20 millones de dosis de Moderna pautadas para el primer trimestre de 2022.

Mientras, faltan alrededor de 5 millones de dosis para que todas las personas que residen en la Argentina tengan su «esquema de vacunación completo». Cuando se restan los 5 millones de dosis a los 54 millones que por contrato deberían llegar, queda claro que alcanzará para una nueva ronda de vacunación completa.

 
Geffner recuerda que pronto será necesaria una vacuna renovada, la «nueva generación de vacunas contra el Sars que contemplarán el inmunógeno de las nuevas variantes». O sea, las mutaciones que ha registrado el coronavirus en los casi dos años desde que apareció en China..

Sin embargo, para Ricardo Ruttimann, infectólogo de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (Funcei) y miembro de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn), antes de la tercera dosis existe otro problema: «Estamos muy preocupados por completar la segunda dosis. Hay un sector de la población adulta joven (de 18 a 50 años) que no está cumpliendo con darse la segunda dosis», advirtió. Ruttimann señala que en ese rango etario de 18 a 50 años «en su mayoría tienen la vacuna Sinopharm». Y agregó que el incumplimiento se debe a un problema de «difusión» de los beneficios de esta vacuna en particular, como si su «reputación» estuviera cuestionada. “En mayores de 50 años, el 70% tiene dos dosis, pero en menores de esa edad, en algunas jurisdicciones apenas llegan al 50%. Es una población muy importante, por cómo se disemina el virus», alertó Ruttimann.

Mientras más del 83% de los mayores de 50 años tiene el esquema completo, en los de 40 a 49 se baja al 77%. En los de 30 a 39, a entre 65% y 70%. Y empeora en los más jóvenes. De los de 25 a 29 años, solo el 57% se puso la segunda dosis. Y los de 18 a 24, el 50,9%, hay una mitad «pendiente». Esa población joven y muy activa actúa como reservorio y diseminador del virus y sus nuevas variantes. 

Más de Radio San Vicente