Norma Bessone: «Hemos llegado a la situación de mayor desamparo y decepción»

Regionales 01/12/2021 Por Julieta Balleis
La presidente de la Sociedad Rural de nuestra ciudad, Norma Bessone, habló de un «punto límite» en relación al tratamiento de la aplicación de fitosanitarios en el periurbano de Rafaela en el Concejo Municipal.
norma-bessone-1000x600

El pasado lunes, el Concejo Municipal dio despacho a seis proyectos, destacándose los tres sobre agroquímicos-fitosanitarios en la zona periurbana de la ciudad de Rafaela, en la habitual reunión de comisión. Un tema que tiene preocupado al sector agropecuario, que sigue muy de cerca la reacción de los concejales, sobre esta puja de querer llevar el límite agronómico a mil metros en nuestra ciudad. 
Esta iniciativa del bloque Justicialista ha despertado muchas voces del sector, que podría tener severos daños económicos. «Si bien estamos abocados desde hace mucho tiempo atrás, después de casi dos años de trabajo sistemático, incansable, de elaboración de propuestas, de brindar aportes serios y calificados, de acercar partes, de presentar estadísticas de fuentes indiscutidas, de oficiar de gestores ad honorem en un área en la que el aparato público (ampliamente cubierto de funcionarios pagos) debería hacerlo, hemos llegado a la situación de mayor desamparo y decepción en relación al tratamiento de la aplicación de fitosanitarios en el periurbano de Rafaela», sostuvo en primera instancia la presidente de la Sociedad Rural de Rafaela, Norma Bessone, en una de sus habituales editoriales.
Recordemos que los tres proyectos mencionados, como no hubo consenso entre los distintos bloques políticos deberán votarse en la maratónica sesión ordinaria de este jueves a las 9:00 horas, previa exposición de cada uno de los proyectos, recordando que Cambiemos tiene mayoría en el cuerpo legislativo. Según las consultas realizadas por un cronista de CASTELLANOS, tiene los cinco votos para aprobar su proyecto.

Una mirada hacia los referentes políticos
Bessone se preguntó, en esta disputa que se ha instalado en el Concejo, «¿Cuál es la responsabilidad de nuestros referentes políticos en las cuestiones que atañen al sector productivo que genera continuamente divisas para que ellos puedan «invertir»? ¿Cuál es su compromiso e intención de buscar soluciones para la continuidad productiva? ¿Cuál es su deber como autoridades de la ciudadanía para resolver profesional y objetivamente los conflictos que surgen? ¿O quizás son generadores de una nueva grieta urbanidad versus ruralidad?», sostuvo la dirigente. 
En tanto, destacó que «el Gobierno de la Provincia de Santa Fe a través del Ministerio de Ambiente y Cambio Climático, el Ministerio de Salud y el Ministerio de la Producción, Ciencia y Tecnología de Santa Fe, acompañan proyectos de educación ambiental, promoción de los cuidados de la salud, innovación y desarrollo, sin embargo dejan un enorme espacio vacío en cuanto a la implementación, estímulo y fortalecimiento del trabajo con BPAs. Se publica un Manual con los principales puntos que deberían contener las ordenanzas que diseñen las localidades de la Provincia en relación al uso y aplicación de productos fitosanitarios mencionando además, que para ello es fundamental el «consenso» de todos los actores en su elaboración. Y ¿luego de eso…? No hay acompañamiento ni seguimiento ni implicación en los casos. ¿No debería ser ese el rol de nuestras autoridades?», dijo. 
Además, agregó que «miramos con admiración nuestra vecina provincia de Córdoba donde se trabaja mucho en este sentido. En 2020 participaron alrededor de 3.400 productores, 80 de ellos fueron premiados durante la última Fiesta Nacional del Trigo. El programa no hace distinciones por tipo de producción (puede ser ganadería o agricultura más o menos intensiva) ni entre productores chicos, medianos o grandes. Para este año tiene asignado un presupuesto de 250 millones de pesos. Y escuchamos decir a su ministro: al productor hay que reconocerlo, protegerlo y si es posible, estimularlo. Él pone en su campo el cartel de BPA y hacia afuera está diciendo que ahí hay un productor que hace bien las cosas y que lo que hace tiene valor agregado, porque es una certificación que el mundo está requiriendo. Con idénticas propuestas es inentendible esta disparidad de comportamientos», sostuvo la presidente de la Rural de Rafaela.

«Dejemos de enviar obvios mensajes para la tribuna»
En la parte final de su discurso, Bessone cargó contra el sector oficialista, quien impulsa este proyecto de querer llevar el límite agronómico a mil metros: «como si este desentendimiento fuera poco, sumamos a ello la continua provocación al manifestar, desde sectores oficialistas, agravios y/o presiones en relación al tratamiento del proyecto de ordenanza. Una vez más reiteramos y volvemos a expresarlo públicamente: si estas acciones fueren reales y comprobables, lo que corresponde a un sistema democrático, es denunciarlos ante la Justicia para que sean esclarecidos y debidamente sancionados», dijo la dirigente y añadió que «dejemos de enviar obvios mensajes para la tribuna, o presentar acciones cual escenografía que quedan sólo en un papel. Que cada uno asuma la responsabilidad de su cargo y función con el compromiso, seriedad y dedicación que los ciudadanos merecemos. Tienen la obligación como funcionarios de brindarnos un modelo superador que considere todas las variables que hacen al concepto integral de salud, como tratamiento de efluentes, residuos, agua segura, alimentación, educación, entre otros».
Por último, destacó que «no permitamos que a partir de este caso, nuestra Rafaela sea la pieza que genere un efecto dominó en el que encadenadamente se empiecen a desmoronar otros sectores sumándose a la deplorable caída nacional en la dinámica de prohibiciones, cepos, cierres, ceses…», concluyó Bessone. 

Más de Radio San Vicente