Por qué se están aplicando mayor cantidad de terceras dosis de vacunas contra el COVID-19 que primeras en Argentina

Nacionales 02/12/2021 Por Julieta Balleis
Desde noviembre se aplican las terceras dosis pero aún falta que se vacunen 7,1 millones de personas con la primera. Cuál es el plan del Ministerio de Salud de la Nación y qué vacunas son las que se dan como refuerzo. La opinión de los expertos a Infobae
KXKMNQLWE733WITSGOVN2KNX74

El plan de vacunación contra el COVID-19 en Argentina anda hoy entre captar a los 7,1 millones de personas (incluyendo 2,6 millones de adultos) que aún no accedieron a aplicarse la primera dosis y hacer que 3.854.426 mayores de 18 años vuelvan para recibir la segunda dosis y completen el esquema. Además, desde noviembre se le sumó la aplicación de las terceras dosis como adicionales o como refuerzo. Durante las últimas tres semanas, el ritmo de las terceras dosis ya superó al de las primeras dosis. Para el verano, se espera avanzar también con las terceras dosis de refuerzo que podrían incluir la posibilidad de combinar con los inoculantes de AstraZeneca, Pfizer/BioNTech, Moderna y Sputnik V del Instituto Gamaleya de Rusia, pero se aplicarán según la disponibilidad del momento según informó a Infobae el Ministerio de Salud de la Nación.

Hoy se están aplicando semanalmente más terceras dosis en personas que ya tenían el esquema completo que consiguiendo la adherencia de las personas sin inmunizar, en un momento en que creció la circulación de la variante de preocupación Delta en el país y se detectó la semana pasada otra nueva, Ómicron. Esta variante fue identificada ya en pacientes con COVID-19 en las diferentes regiones del mundo. Ya se la detectó en pacientes en Brasil ayer y hoy en los Estados Unidos.

En la semana del 7 de noviembre, se aplicaron 606.733 primeras dosis, 696.015 segundas dosis y 654.832 terceras dosis. A la semana siguiente, del 14 de noviembre, la aplicación de primera dosis decayó a 293.539, y se alargó la distanció con las terceras dosis, que se contabilizaron en 441.016. En esa semana, crecieron las segundas dosis (1.117.353) y volvieron a decaer a 758.987 la semana pasada. Se registraron 402.413 terceras dosis aplicadas la semana pasada, mientras que las primeras dosis solo llegaron a 284.885, según el análisis de datos del físico Jorge Aliaga, de la Universidad Nacional de Hurlingham en base al Monitor Público de Vacunación del Ministerio de Salud de la Nación.

Las terceras dosis se usan con dos objetivos. En algunos casos como dosis adicionales: son para las personas inmunocomprometidas que hayan recibido un esquema primario con cualquier vacuna contra la COVID-19. Se considera dentro de este grupo a las personas que reciben tratamiento oncológico para tumores sólidos y onco-hematológicos, los trasplantados en tratamiento inmunosupresor, las personas con inmunodeficiencia primaria moderada o grave, y las personas con VIH.

También la dosis adicional debe ser recibida por personas en tratamiento activo con corticosteroides en dosis altas o medicación inmunosupresora, y las personas de 50 años o mayores que hayan recibido un esquema primario de vacuna a virus inactivado, como la de Sinopharm, desarrollada en China.

El otro uso de la tercera dosis es como “refuerzo”. Se debe aplicar al menos seis meses después de la persona haya completado el esquema primario de dos dosis”. El 17 de noviembre pasado, la Ministra de Salud Carla Vizzotti, había afirmado que “toda la población va a recibir un refuerzo, ya se empezó con el personal de salud y con los mayores de 70 años en función de los planes provinciales. Se necesita claramente un refuerzo de la inmunidad, lo vimos con las variantes nuevas”.

Consultado por Infobae, Juan Manuel Castelli, subsecretario de estrategias sanitarias del Ministerio de Salud de la Nación, dijo en diciembre el plan de vacunación “se intensificará para que se completen esquemas, especialmente entre las personas que tienen entre 18 y 39 años, y que se apliquen las dosis adicionales. Durante el verano, seguirá también la aplicación de dosis de refuerzo”.

El funcionario Castelli dijo que “en el contexto del avance de la circulación de variantes de preocupación como Delta y Ómicron, es necesario que la población se vacune cuanto antes. Es mejor tener al menos una dosis que nada. Después, hoy es ideal que se complete el esquema. Además, hoy algunos grupos tienen que aplicarse la dosis adicional para estar mejor protegidos, y se le sumará la dosis de refuerzo a toda la población. La estrategia del plan ya está dando buenos resultados porque la segunda ola retrocedió. Si bien los casos de COVID-19 han estado aumentando durante las últimas semanas, lo hacen a un ritmo lento, y esto es por el impacto de la vacunación”. El 4,4% de la población general ya recibió una tercera dosis.

Este año hubo diversos estudios científicos que han sugerido que después de recibir el esquema completo de vacunación contra el COVID-19, se puede combinar con un inoculante diferente como refuerzo para conseguir mejor protección. Consultado sobre este aspecto, el doctor Castelli dijo: “Los estudios con refuerzos heterólogos han dado buenos resultados. En Argentina, se hará combinación de vacunas como refuerzos. Pero tenemos que priorizar lo disponible. Como dosis de refuerzos, se incluirán dosis de las vacunas de AstraZeneca, Pfizer/BioNTech, Moderna y Sputnik V del Instituto Gamaleya”.

En ciudad de Buenos Aires, las personas residentes que están dentro de los grupos priorizados deben confirmar sus datos para recibir la dosis adicional por la web. En tanto, para las dosis de refuerzo, el orden de asignación de turnos se hace priorizando a las personas que hayan recibido la segunda dosis hace más de 6 meses por orden de edad. Las citas serán otorgadas vía mail, WhatsApp y SMS.

En la provincia de Buenos Aires, se enviaron turnos a las personas de los grupos priorizados para las dosis adicionales. Cada turno se emitió por la vía que la persona había elegido al anotarse; tanto por la aplicación, la web o por correo electrónico. Se habilitó la línea de WhatsApp 221- 4288182 para las personas que hayan sido citadas para darse la tercera dosis y que tuvieran dudas. En la provincia de Córdoba, la tercera dosis se recibe sin turno previo. En Mendoza, registran por la web. En Jujuy, la tercera dosis ya se aplica por demanda espontánea a toda persona con 6 meses cumplidos con segunda dosis.

Hubo algunas personas que quisieron recibir la tercera dosis y han tenido dificultad para recibir el turno en algunas jurisdicciones. “Hasta el momento las 24 jurisdicciones no han informado a Nación que tengan dificultades con las terceras dosis -tanto dosis adicionales como refuerzo-. Pero se intentará intensificar el ritmo de aplicación. También estamos en contacto con las áreas de cultura, turismo y deportes para promover la vacunación en actividades. Consideremos que hay que conversar con las personas que aún no se han acercado a vacunar”, dijo Castelli a Infobae.

Para la doctora Liliana Vázquez, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología y médica infectóloga de la Clínica Maternidad Suizo Argentina y el Sanatorio Finochietto, “avanzó la aplicación de las terceras dosis, pero se está llegando a un límite en la población que está dispuesta a recibir las primeras dosis”. Además, Vázquez sostuvo en el diálogo con Infobae: “La primera dosis de vacunación debería ser libre en todas las jurisdicciones para que todas las personas lo piensen y se vayan a inmunizar pronto. La segunda dosis también debería ser libre por lo menos en los mayores de 18 años”.

En tanto, la doctora Teresa Strella, directora de epidemiología de la provincia de Chubut y miembro del grupo central de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn), comentó a Infobae: “Hoy con más del 80% de cobertura de vacunación en la población mayor de 18 años es esperable que se destaque el avance de la aplicación tanto de las dosis adicionales como las dosis de refuerzo”. Y agregó: “Es importante mencionar que todavía hay mayores de 18 años son forman parte de grupos reticentes, grupos aún indecisos, otros aún sin información, y otros que se han relajado en las medidas de cuidado donde se incluye la vacuna porque perdieron la percepción de riesgo de contagiarse el coronavirus”.

Otra razón -señaló Strella- que hace que hoy la aplicación de las terceras dosis sea mayor a la de las primeras dosis es que “los adultos son responsables de acercar a sus hijos e hijas a la vacunación, y puede ser una de razones de demora en el acceso a la primeras dosis por parte de la población de 3 a 11 años y adolescentes”. Más allá de las demoras en las primeras dosis, según la doctora Strella, “es importante no perder de vista la disponibilidad de dosis y la oportunidad”.

Con respecto a la posibilidad de recibir refuerzos con inoculantes diferentes al esquema completo, la doctora Strella consideró que “existe evidencia propia sobre la efectividad de la combinación de diferentes vacunas entre sí. Pero es importante tener en cuenta la complejidad para la disponibilidad de vacunas y la temporalidad: se debe acelerar la aplicación de las terceras dosis, incluyendo tanto adicionales como dosis de refuerzo, ante la amenaza permanente de las nuevas variantes del coronavirus”.

“El plan de vacunación está siguiendo su lógica”, expresó Analía Urueña, médica infectóloga, e integrante de la SAVE y la Iniciativa Confianza en las Vacunas Latinoamérica. “Las terceras dosis se están aplicando en grupos priorizados como las personas inmunocomprometidas, entre otras. Quizá hoy superan a las primeras dosis porque esos grupos tienen más conciencia del riesgo que corren si se contagiaran el COVID-19. Sin embargo, no quiere decir que el plan haya alcanzado un límite con la primera dosis. Aún hay mucho por trabajar para la vacunación de los adultos de 18 a 39 años, adolescentes y niños.

Más de Radio San Vicente