Municipales ya pararon, docentes avisan y estatales “bancan”

El Gobierno desoyó el pedido de apertura de paritarias de Festram, Amsafe y Sadop, y los trabajadores municipales/comunales ya realizaron una medida de fuerza mientras que los maestros le dieron hasta la primera semana después de las vacaciones para que los convoque, bajo amenaza de pasar a la acción. ATE y UPCN guardan silencio, por el momento
casadegobiernostafe

Lo que en su momento fue un muy buen acuerdo paritario, en marzo pasado, para el conjunto de los empleados que cobran sus haberes de los Estados locales y provincial, el imparable proceso inflacionario lo ha pulverizado y convertido, cuatro meses después, en un nuevo retroceso del poder adquisitivo y los agentes públicos sienten el impacto y le meten presión a sus representantes gremiales para recomponer sus haberes con el adelantamiento de las subas pactadas para los próximos meses.
Vale recordar que con todos los gremios estatales y docentes se llegó al mismo acuerdo que consistió en un 22% de incrementos en los sueldos aplicable a marzo y luego tres aumentos de 8% cada uno en mayo, agosto y septiembre. En este último mes se realizaría una revisión cuya variación impactaría en octubre y noviembre. En suma, se redondeaba un 46% de aumento para los nueve meses del año, un guarismo por demás atractivo cuando todavía la inflación no se había disparado y alcanzando el récord histórico de 6,7% mensual justo en marzo, cuando se cerró el acuerdo.
Por el lado de los municipales, la Festram también convino un aumento salarial del 46% hasta septiembre, pero con un escalonamiento distinto.
El porcentaje fue del 22% en marzo, 4% en mayo, 4% en junio, 6% en julio, 5% en agosto y 5% en septiembre, cuando habrá una revisión.
Con el reclamo docente y de municipales ya instalado, el ministro de Trabajo de Santa Fe, Juan Manuel Pusineri, fue tajante al cerrar cualquier posibilidad de reabrir la discusión de las paritarias en la provincia y las reacciones no se hicieron esperar.
Fue así que Festram llamó a asamblea de delegados y no hubo dudas en realizar un paro de 24 horas el pasado jueves, con cortes de rutas en distintos puntos de la bota santafesina y tiene confirmado otro, pero por 48 horas, para la semana en curso de no efectivizarse la convocatoria a paritaria.

LA PROVINCIA SE MANTIENE FIRME

De todas maneras, la medida perdió fuerza debido a que no se plegaron los sindicatos de los agentes estatales de las ciudades de Rosario, Santa Fe y Rafaela, que en su conjunto nuclean a casi la mitad de los afiliados de toda la Provincia, debido a que sus conducciones acordaron el adelantamiento de las cuotas pactadas en la paritaria cerrada en marzo pasado.
Este acuerdo entre los Ejecutivos y los sindicatos en estas tres ciudades pone en una posición muy incómoda, desde el punto de vista financiero, al resto de las autoridades municipales y comunales, pero también a los otros 40 sindicatos que hay en la Provincia, que ahora deben endurecer su posición para no perder terreno.
Esto configura una preocupación para la Casa Gris porque, se sabe, muchas localidades no están en condiciones de destinar más presupuesto al pago de sueldos de sus empleados y seguramente irán a golpear la puerta del ministro de Hacienda pidiendo auxilio.
Horas después de la protesta el ministro de Trabajo, Juan Manuel Pusineri, fue tajante al recordar que “el acuerdo de la Federación con los intendentes paritarios, es un acuerdo que se está desarrollando; es un acuerdo al que arribaron en su momento y está en pleno desarrollo”.
Asimismo, señaló que “si algún intendente o presidente comunal, que son los empleadores -porque hay que recordar que la provincia no es la empleadora de los trabajadores municipales-, considera que puede adelantar las cuotas acordadas originalmente, puede hacerlo”.
En paralelo, Pusineri aseguró que “el gobierno de la provincia no va a tolerar que por este tipo de reclamo se corten vías de comunicación”. Y remarcó: “La instrucción en este sentido es muy clara: dar intervención a la Justicia para que se liberen las trazas”, agregando tensión al conflicto.
Por su parte la Asociación de Magisterios Santa Fe (Amsafe) como el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) ya anticiparon que darán tiempo hasta que termine el receso invernal y si no hay respuestas para la primera semana de clases convocarán a una asamblea provincial para definir un plan de lucha. Vale recordar que ya hubo dos tandas de 48 horas de paro antes de cerrar la paritaria vigente, que demoraron el inicio del ciclo lectivo con un costo para el Gobierno provincial.

PANORAMA IMPENSADO

Asimismo, hay una situación nueva que empujará a los docentes públicos al conflicto y es que Amsafe cambió a mediados de junio su conducción, asumiendo Nicolás Alonso que responde al sector interno que lidera la histórica secretaria general del gremio, Sonia Alesso, y la intención es mostrarse muy combativo desde el inicio para ganar espalda y el plan de lucha ya estaría definido.
El primer movimiento se produjo a mitad de la semana anterior cuando junto a Sadop entregaron en el Ministerio de Educación una nota solicitando la inmediata reapertura de la paritaria del sector.
En tanto, los gremios de la administración central, Asociación de Trabajadores del Estado y la Unión del Personal Civil de la Nación, con una relación más amistosa con el gobierno provincial, no tensaron la situación más allá de pedir revisar los números, aunque más temprano que tarde las bases van a exigir que levanten el tono del reclamo si los otros gremios se salen con la suya.
De todas maneras, la administración Perotti intentará por todos los medios llegar al noveno mes del año sin modificar la planilla de sueldos de los agentes del Estado, aunque en función de la bola de nieve que se está armando no parece sencillo de lograr si la inflación galopante no frena su ritmo y los salarios siguen perdiendo su valor de compra.
Esto precisamente es lo que le reclaman los gremios porque la inflación acumulada en el primer semestre del año trepó al 36,2%, mientras que el incremento recibido hasta ahora es de un 30% y piden que se adelante el pago del 16% que les resta cobrar.
No caben dudas que en el horizonte de la política salarial de la provincia comienzan a formarse nubarrones que poco a poco se irán poniendo densos y pueden complicar la gestión Perotti en esta materia, una realidad impensada hace cuatro meses atrás para la cartera a cargo Walter Agosto, cuando todo indicaba que no tendría sobresaltos hasta setiembre y, revisión mediante, se llegaría fin de año en buenos términos con los gremios estatales.

Más de Radio San Vicente