Rindes variables de trigo y superficie de soja en crecimiento

Regionales 28/11/2022 Por Alejandro Alanda
La cosecha de trigo en el departamento San Martín puso de manifiesto el diferencial de precipitaciones entre el sector norte y sur. El segundo de ellos duplicó en quintales al otro, donde incluso algunos productores ni siquiera trillaron sus campos ante la nula rentabilidad. Para la oleaginosa se espera que los lotes sembrados sean del 20% superior a campañas anteriores.
coseha-trigo-696x463

El fenómeno de la Niña ya empieza a poner sobre el plano real lo que se preveía. Los rindes de trigo en el departamento San Martín muestran un panorama variable entre el norte y el sur del distrito, marcado por los registros de lluvias. En uno de los sectores, donde menos llovió, los campos arrojaron 14 qq/hh, menos de la mitad que en el otro extremo. Incluso algunos lotes ni siquiera se trillaron por la ecuación costo-rentabilidad. Por otro lado, productores ya completaron la siembra de soja de primera. “Estimamos que la superficie crecerá un 20% respecto a campañas anteriores”, le dijo a este medio Gustavo Almada, jefe de la Extensión Rural del INTA Carlos Pellegrini.

El contraste es notorio al recorrer los lotes en el departamento San Martín. Donde la Niña pegó con más dureza, el tamaño de los trigales es una muestra cabal de la falta de precipitaciones a lo largo de los últimos meses. “Ya se están registrando los primeros movimientos de la trilla. El panorama generalizado es muy variable respecto a la diversidad de lluvias en la región. En el norte los rendimientos son bajos, de entre 14 y 15 quintales”, precisó el ingeniero agrónomo. Incluso, ante el estrés hídrico desatado, productores optaron evitar ingresar con las máquinas a los campos considerando que los costos superarán la rentabilidad.

En el otro extremo, el sur del distrito del centro oeste santafesino, la situación es más alentadora. Allí, los lotes tuvieron un rendimiento superior al doble producto de las precipitaciones que se dieron en esa zona. “Si tomamos como ejemplo a Carlos Pellegrini, Piamonte o María Susana, la trilla fue de entre 35 y 40 qq/hh. Por cómo se dio el año, hay que decir que son buenos números”, consideró Almada, quien añadió: “Esta campaña hubo menos superficie sembrada por la sequía y, a su vez, menos rendimientos”.

Soja en crecimiento

Las últimas lluvias del mes de noviembre – parejas en todo el departamento San Martín – alentaron el ingreso de las sembradoras a los campos sobre fines de octubre y principios de noviembre. Los 40 milímetros registrados animaron a productores y, de acuerdo a las estimaciones del INTA Carlos Pellegrini, ya se implantaron todos los lotes esperados de soja de primera.

Para esta campaña se espera que la superficie sembrada de la oleaginosa sea mayor a la de años anteriores. Y los factores que se atribuyen son, fundamentalmente, una caída en las hectáreas de maíz implantadas como consecuencia de la sequía. A su vez, también sobre la balanza pesa que existen campos de trigo que pasaron directamente a soja. “Estimamos que habrá un 20% más de superficie de oleaginosa que en campañas anteriores”, indicó Almada.

La falta de agua se hace sentir

El estrés hídrico del agro a nivel general pone de manifiesto que el fenómeno de la Niña es crudo. En el centro oeste provincial existe una diferencia marcada en cuanto a precipitaciones. Hasta la actualidad, el acumulado anual es de 600 milímetros cuando, para esta misma época en un año normal, el promedio debería rondar los 850. “Esto ocurre en el sur departamental. Si analizamos lo que sucede en el norte, observamos que la diferencia es mucho mayor. Allí el acumulado es de 380 milímetros anuales”, precisaron desde el INTA.

Es más, en la misma línea, adelantaron que “lamentablemente” los pronósticos extendidos dan cuenta que en las próximas semanas no se anuncian precipitaciones considerables para la región. “Esta condición continuará fuerte por algunos meses. Con lo cual las lluvias serán escasas. Para dar un ejemplo, noviembre acumula 40 milímetros en un mes que históricamente se arroja 110”, concluyó el ingeniero agrónomo.
 
 
 
 
 
 

Más de Radio San Vicente