Desde el 2020 la Provincia perdió en promedio un año de lluvia

La Niña sigue afectando a toda la región con escasas precipitaciones. El fenómeno afecta a la producción ganadera, agrícola y las lagunas comienzan a secarse.
sequialagunas

Las escasas precipitaciones siguen golpeando a la provincia de Santa Fe afectan severamente a la producción agropecuaria y ganadera. Los ríos también sufren las consecuencias y las lagunas comienzan a secarse.

Mariano Diez, Subsecretario de Desarrollo Hídrico de la provincia advirtió "que se trata de una situación que se viene arrastrando hace tres años, con déficit hídrico".

Graficó que a Santa Fe "en promedio, de los últimos tres años, no está faltando uno de lluvia. Eso hoy se está notando a lo largo y ancho del territorio provincial".

Respecto a la situación que atraviesan espejos de agua del territorio provincial, algunas de las cuales se presentan casi secas como la laguna El Cristal, precisó: "Este déficit hídrico trae aparejado varios inconvenientes; no solo esto que estamos viendo en la Laguna El Cristal, vinculado a lo social y el turismo porque en esta época del año mucha gente apuesta a esta actividad. También tenemos problemas con la producción ganadera y problemas medioambientales con deterioro en la biodiversidad, la flora y la fauna".

"Tenemos lagunas que son con fines productivos, para darle de beber al ganado y otras con fines turísticos; están todas las lagunas en esta problemática. El caso por ejemplo de la laguna El Cristal, Calchaquí, que son situaciones extremas donde hoy ya no tienen agua. Y tenemos otras, en el sur la de Villa Cañas, Teodelina; más en el centro lo que es La Blanca y de Vera Pintado; o de Laguna Paiva o Verde, que están en niveles mínimos que hacen difícil el aprovechamiento turístico que se espera para esta época del año, pero momentáneamente tienen algo de recursos hídrico", graficó.

"Algunas cumplen la función de almacenamiento, como puede ser La Picasa o Melincué; es decir, la función principal es de prevención hídrica, de almacenar el agua a fin de no afectar los cascos urbanos y superficies productivas", añadió en declaraciones a la emisora LT 10.

Explicó que "son lagunas que dependen de la recuperación del régimen hídrico. Las previsiones del SMN siguen siendo normales o por debajo de la media. No hay un pronóstico que esté anunciando lluvias superiores a las normales

Consultado sobre la posibilidad que de algunos espejos de agua desaparezcan, indicó: "Desaparecer no. Porque se trata de lugares deprimidos topográficamente. Todo proceso de escasez hídrica genera sedimentación, genera crecimiento de la vegetación y van cambiando la morfología de la laguna, lo podemos ver frente a la costanera santafesina, donde podemos observar el cambio durante estos tres años del paisaje. Modificaciones habrá, no podemos decir que van a desaparecer. Porque hay un proceso de sedimentación debido a los bajos caudales y crecimiento de la vegetación que le van cambiando la visual y la morfología a la laguna".

Consultado sobre la posibilidad de remover el camalotal que está copando parte de la Laguna Setúbal, sentenció: "Es un proceso natural, como el que estamos viviendo ahora de sedimentación y crecimiento de la vegetación, cuando venga un régimen hídrico en exceso será un proceso natural donde va a remover toda esa sedimentación. No tienen ningún objetivo intervenir estos sectores, menos la laguna Setúbal que no es un curso navegable. Además, una intervención tiene un costo ambiental. Actualmente, no hay motivo como para hacer un operativo de limpieza".

Fuente: LT10

Más de Radio San Vicente