Rosario, más cerca de recuperar una parte de su reserva natural en las islas

Un empresario ganadero usurpa desde hace años una porción de humedal que corresponde a la ciudad. Fallo a favor del pedido rosarino.
islas-rosario-usurpacionjpeg

La decisión de un juez de Victoria de no aceptar la pretensión de un empresario ganadero de reclamar como suyas tierras que son públicas sumó un capítulo más a la larguísima saga legal que existe entre la Municipalidad de Rosario y Enzo Mariani. Esta semana, un fallo de la justicia entrerriana avaló el pedido rosarino, que considera que ese particular usurpa desde hace años 807 hectáreas isleñas que, en realidad, son del dominio público.
 
Se trata de una parte importante del llamado Legado Deliot, un territorio de unas 2.204 hectáreas que fueron legadas al municipio por Carlos Deliot a mediados del siglo pasado y que están ubicadas en la zona de islas, bajo jurisdicción de Victoria (Entre Ríos).

Hace varios años atrás organizaciones socioambientales rosarinas comenzaron a presionar al gobierno local para que recupere esas tierras y cree una reserva natural, algo que se concretó en 2017 aunque sólo en una parte del total de la superficie donada, ya que el resto está ocupado por el desarrollo ganadero de Mariani.

Allí comenzó un litigio que promete ser largo, pero que en estos días avanzó en la dirección del reclamo rosarino, que alega que se trata de una usurpación ilegal.

Decisión judicial

La resolución, que se conoció a principios de esta semana, fue dictada por el juez de primera instancia Luis Francisco Márquez Chada. El magistrado rechazó la pretensión del empresario ganadero de considerar a esas tierras como propias, y dijo que las pruebas presentadas por Mariani no acreditaron sus dichos ni sus pretendidos derechos.

El fallo recuerda que Mariani no puede acreditar desde hace cuánto tiempo que ocupa esas tierras, no pagó impuestos de manera periódica y los testigos que ofreció “fueron dubitativos, confusos y contradictorios”. En todos estos años, el empresario construyó terraplenes y montó infraestructura ganadera a gran escala, algo que está prohibido por ley ya que se trata de una reserva natural de flora y fauna.

Un territorio clave

Los trabajos para lograr la recuperación y puesta en valor del Legado Deliot comenzaron en 2013, cuando se creó una Comisión Multisectorial integrada por el Estado y organizaciones socioambientales de la región.

Desde hace un tiempo el Legado Deliot pasó a llamarse reserva municipal Los Tres Cerros. Se trata de un sitio de 1.700 hectáreas de las cuáles alrededor de 600 forman parte de un proyecto de conservación y ecoturismo que busca recuperar y preservar la biodiversidad del lugar, así como de los habitantes de esa zona.

 Leer más ► La Provincia reactiva la red de alerta hidrológico del río Salado, una herramienta clave para monitorear las crecidas

Actualmente en el lugar hay un muelle y pasarelas que conducen a una zona alta que puede visitarse, siempre y cuando las condiciones del río lo permitan. Hasta hace un par de años, el municipio organizaba paseos educativos gratuitos abiertos a la población, que se discontinuaron a raíz de la bajante extraordinaria del Paraná.

Los Tres Cerros refiere a montículos de tierra construidos por los Chaná, indígenas del Delta que ocuparon algunos sectores naturalmente elevados de las islas, como albardones y médanos, pero también hicieron montículos de tierra conocidos localmente como cerros o cerritos, donde instalaron sus asentamientos y enterraron a sus muertos.

 Repercusiones políticas

Para el intendente rosarino Pablo Javkin la decisión del juez entrerriano “es un paso más para recuperar la integridad del Legado Deliot”. “Es un paso fundamental en el compromiso por preservar los humedales y los derechos del municipio, y seguir peleando por una legislación nacional que le dé protección efectiva a todo el Humedal", destacó.

Durante la apertura de sesiones del Concejo Municipal, ocurrida hace pocas semanas atrás, Javkin había abordado el tema al recordar el problema que significan las quemas en las islas, una práctica que “daña al medioambiente para provecho de unos pocos y genera daños gravísimos al humedal”.

También informó que se firmaron convenios con el Ministerio de Ambiente de la Nación para la instalación de Faros de Conservación, con la idea que haya guardabosques que cuiden y patrullen los humedales; y con la Universidad Nacional de Rosario para la instalación de una base de producción científica, experimental y educativa en las islas, con presencia constante en la zona para prevenir los incendios.

Más de Radio San Vicente