“No tenemos más restos para restricciones que se puedan prolongar en el tiempo”

Regionales 26/05/2021 Por Julieta Balleis
Así lo manifestó Silvina Imperiale, presidente de CAPHREBAR, ante las nuevas medidas. Se necesita poner en funcionamiento mecanismos de ayudas al sector para evitar el desplome en la actividad.
PAGINA-5-ARRIBA-3-1024x768

Los bares y restaurantes de la ciudad ya no pueden recibir clientes. Volvieron a la modalidad delivery, contabilizando que anteriormente, sólo podían trabajar con sus puertas abiertas hasta la hora 19. Anexando además la modalidad de take away, coordinando horarios para que las personas puedan pasar por los locales gastronómicos a retirar su paquete, y de esta manera poder evitar el aglomeramiento de personas.
En diálogo con CASTELLANOS, la presidente de CAPHREBAR, Silvina Imperiale, recordó que “el año pasado fue 15 días para reforzar el sistema de salud y terminamos con los establecimientos cerrados y a media maquina casi 5 meses. Hoy no sólo la espalda económica no es la misma, sino que el humor social no es el mismo. No tenemos más resto, no sólo económico, sino también emocional para restricciones tan fuertes las cuales se pueden extender en el tiempo. Necesitamos de la responsabilidad y del compromiso como para que realmente sean 10 días y para que sea solo temporal y no se vea en la obligación y necesidad de postergarlo indefinidamente. En esto también somos responsables en tratar de mantener la conducta”, dijo la empresaria, haciendo alusión al complicado 2020 que tuvieron, que dejó muchísimas deudas que hoy siguen vigentes.
Hoy, con prácticamente las mismas condiciones de trabajo, dijo que “si bien no los podemos recibir en nuestros salones, si podemos acompañar sus cenas o su tarde noche con estos sistemas que nos permiten poder continuar trabajando”, expresó, con poco entusiasmo.

Ayudas y subsidios al sector
La responsable de CAPHREBAR, manifestó que afortunadamente en este tiempo han tenido un acompañamiento por parte del Estado Provincial y Local con impuesto y subsidios sobre todo en los distintos tributos, pero que ante esta realidad necesitan que de forma urgente se pueda reglamentar la ley de emergencia para el sector de turismo, que tiene fondos asignados y sus mecanismos fijados, la cual ya cuenta con la aprobación de las distintas cámaras por lo que sólo resta una firma para poder hacer efectivo este mecanismo, pero sigue pasando el tiempo y la gastronomía, hotelería y el turismo siguen aguardando.
En este sentido detalló que las tasas municipales hoy se encuentran prorrogadas, lo que es DREI, durante el verano no se ha abonado este tributo público, que años anteriores respondía al uso de la vereda o la calle, este año estuvo exento. Luego reconoció que a nivel provincial se ha podido lograr una prórroga de los tributos provinciales que afectan directamente a la actividad. 
Uno de esos ejemplos es el impuesto inmobiliario en los hoteles, el cual tiene un “costo elevadísimo”, al ser un establecimiento de muchos metros cuadrados, más allá de que sean o no construcciones ostentosas, el costo es muy elevado. “Pudimos lograr prórrogas en los vencimientos al igual que los impuestos brutos y el impuesto al sello”. A pesar de estos beneficios por parte del Estado, Imperiale reconoce que hay otros servicios que continúan corriendo, luz, agua, internet y ni que hablar de la mano de obra. Por lo que en base a ésto la presidente de CAPHREBAR señaló que “el crédito hoy no es la solución ya que después hay que pagarlo y ¿cómo lo pagamos si no vendemos? Más allá de que se pueda trabajar con el sistema de delivery o demás, desde que comenzaron las restricciones las ventas se vinieron en picada, fue una caída libre. Entonces vos tenés miedo que estos 10 días se vuelvan 3 meses con la diferencia de que ya no hay más resto, no hay más capacidad de endeudarse”.
A su vez comentó que junto con las filiales de Santa Fe y Rosario, pudieron obtener un ATP de la Provincia que acompañará a las empresas hoteleras con 10 mil pesos por cada trabajador desde julio y por el lapso de 6 meses, “ahora estamos trabajando a ver si lo podemos hacer extensivo a la gastronomía más allá de ese REPRO que se otorgó para los pequeños comercios gastronómicos que tienen pocos trabajadores inscriptos. Insisto 18 mil pesos, hay algunos que siquiera alcanza para pagar la luz, seguimos generando deudas y uno tiene una determinada capacidad para endeudarse, por todo ésto la gran pregunta es cómo lo pagamos. Llega un punto que se vuelve impagable. Las restricciones hacen que la gente no salga y se vuelve todo muy complejo”, finalizó.

Más de Radio San Vicente