Acuerdo China Argentina para inversiones en producción porcina en el país

Nacionales 17/09/2020 Por Alejandro Alanda
Por Raúl Lasorella. Escribo estas líneas con el objetivo de exponer las potencialidades que tendría la inversión de China en la producción porcina de nuestro país así como también exponer las dificultades y desventajas que tiene la propuesta actual de las mega granjas tal y como se la ha presentado

Basado en mi recorrido profesional de más de 40 años en el sector, me permito compartir una propuesta algo diferente a la original que permitiría aprovechar los recursos naturales, productivos y humanos con los que ya cuenta la Argentina y lograr el crecimiento económico de amplios sectores de producción.

Por un lado, nuestro país cuenta con condiciones muy auspiciosas para la producción porcina y agrícola – que en la propuesta que presento se complementan: tierra disponible para la producción agrícola de todos los cereales, olea­ginosas en cantidad y calidad, cantidad suficiente de agua para las producciones agrícolas y ganaderas, cuatro estaciones bien diferenciadas en cuanto a clima y temperatura, prácticamente sin fenómenos meteorológicos, disponibilidad de mano de obra calificada y profesional y una necesidad imperante de ingresos para la economía nacional.

Además, a estas condiciones debemos sumar las características de excelencia que ha demostrado la actividad porcina argentina en los últimos 20 años: ha mantenido un alto status sanitario, como uno de los mejores del mundo, ha logrado producciones en cantidad y calidad como las de mayor performance a nivel mundial, con un manejo amigable del medio ambiente y el bienestar animal. Este último es requisito indispensable para que los animales tengan una alta performance y, en la escala productiva, deben ser aplicables si se quiere duplicar o triplicar la producción actual.

En el contexto actual, la propuesta de desarrollar la actividad porcina en sinergia con la agricultura y el agregado de valor en los dos sentidos -la producción primaria y la industrialización del cerdo- debería adoptarse como estrategia y política de Estado. Sin embargo, en el marco del acuerdo de inversiones de origen chino, el anuncio oficial consiste de 25 granjas con 12.000 madres y por cada una de estas granjas, la construcción de una planta matadero-desposte, cámara de frio con capacidad de faena y de frío, por 4 meses de producción y con el financiamiento de este proyecto.

Mi crítica es que este tamaño de granja en Argentina no sería conveniente ni para los inversores ni para el país, por los riesgos que implica principalmente a nivel sanitario ya que proyectos de semejante envergadura podrían presentar la posibilidad de alguna contaminación por enfermedades económicas de la especie, como son PRRS (Síndrome Respiratorio Reproductivo Porcino) PED (Diarrea Epidémica Porcina) y futuras pandemias, por sólo nombrar algunas.

Además, el manejo de los sub­productos de la producción porcina (efluentes) sería un desafío difícil de abordar para que no afecten el medio ambiente y puedan ser utilizados como fertilizante y abono verde.

Como alternativa a este escenario, propongo una organización y distribución distinta de las granjas y los animales para cumplir con la unidad económica de un matadero-desposte-frío almacenamiento, pero a una escala manejable, sustentable y productiva. Por cada 12.000 madres, se podría proyectar en un radio de 60 kilómetros,12 unidades de reproducción de 1.000 madres con 72 unidades de recría terminación (wean to finish) que se desarrollarían en 200 hectáreas cada una, para el auto­abastecimiento de cereales, soja, etc., para la alimentación de la producción anual y la utilización del subproducto para fertilizar los cultivos, con la aplicación de 8/10 litros por metro cuadrado, dos veces al año. Utilizando este volumen, no se perjudica ni el suelo ni para el medio ambiente, sino que los favorece ya que se reemplaza el fertilizante inorgánico por orgánico y se incrementa el rendimiento de toneladas por hectáreas.

Además, este modelo que propongo permitiría la participación de pequeños/medianos productores, quienes – por la disponibilidad de financiamiento – tendrían la posibilidad de acceso a la tecnología requerida para las instalaciones y el sistema para elaborar ellos mismos el alimento con su producción agrícola y alimentar a la misma granja. De esta manera, se reducirían los costos de fletes, energía, etc. y se incrementaría la bioseguridad – ya que no ingresarían vehículos para la recepción de materias primas y abastecimiento de alimento a la granja.

El diseño que sugiero cumple con las distancias necesarias entre granjas para evitar la contaminación de enfermedades que se diseminan por el viento, debido a que las distancias entre unidades de producción de 1.000 madres, no sería inferior a los 20 kilómetros.

En el radio propuesto, se pueden desarrollar otras alternativas que cumplan con los requisitos, conformados de diferente manera: 6 unidades de 2.000 madres, 2 de 5.000 y 1 de 2.000 madres y en todos los casos se cumpliría con un manejo amigable con el medio ambiente.

En relación al bienestar animal, las granjas se construirían con instalaciones y equipamientos que cumplan con los requerimientos, por ejemplo, gestación grupal, espacio por animal de acuerdo a su fase etaria y manejo del medio ambiente de acuerdo a las condiciones climáticas de la región donde se construyan las granjas, entre otros.

Con respecto a la necesidad de animales para el poblamiento de las granjas, se debería realizar con el material genético disponible en las empresas genéticas instaladas en el país y se considera necesario la importación de material genético de la cúspide de la pirámide que no será superior al 8/10% de las madres productivas y provenientes de países libres de enfermedades como Argentina, autorizado y controlado por SENASA, cumpliendo la cuarentena correspondiente en lazareto para este fin, localizado y construido de acuerdo a los requerimientos para el cuidado del status sanitario país.

En la negociación del acuerdo, la producción de carne se exporta a China en los volúmenes necesarios para la cancelación de los pagos, por el financiamiento del proyecto, de acuerdo al porcentaje de participación en la inversión.

Lo producido de las granjas financiadas por el acuerdo, tendrán como destino la exportación a China o terceros países, pero no debería comercializarse en el mercado interno, si su oferta perjudica el precio para los productores que no participaron de este acuerdo.

Lo importante de la transformación de proteína vegetal en animal, es aumentar los valores de los productos transables de 150 a 2.500 dólares, dejar de transferir el bien más escaso en el planeta, el agua, a un valor despreciable, y fomentar la territorialidad y el arraigo para un mayor desarrollo del país.

Me permito realizar un ejemplo comparativo de ingresos de divisas para el país con el cambio de bienes transables con valor agregado para entender que realmente este proyecto bien pensado, diseñado y ejecutado es de alta relevancia para el país y significaría un cambio de paradigma.

Ejemplo comparativo de Ingreso por exportaciones del maíz y soja, que se utilizaría para la producción de carne de cerdo, producida por las 300.000 madres de inversiones.

Producción de carne en pie: 1.008.000.000 kg o 1.008.000 toneladas vivas Toneladas de carne 76% : 766.080 toneladas (cálculo conservador) Precio carne por Tt : $ 2.500 Dólares Total ingreso: $ 1.915.200.000 Dólares Consumo total de Maiz y Soja para la producción de kgs vivo de cerdo Maíz : 2041200 Tt a U$s 151= 308.221.200 Soja: 680400 Tt a U$s 257= 174.862.800 Total ingreso por Maiz+ Soja= U$s 483.084.000

La diferencia de ingreso al país por el agregado de valor es de U$s 1.432.116.000 y si agregamos la exportación de 6% de peso vivo en menudencias a U$s 500 por tonelada, debemos sumar USs 30.240.000- sumando un total de diferencia de INGRESOS de U$s 1.462.356.000, equivalente a un agregado de valor del 402 %. Inversión Porcina 300.000 madres U$s 10000 Total U$s 3.000.000.000

Como se puede ver a través de los números expuestos, es una inversión con un repago corto aspecto muy importante para el país.

Por todas las razones expuestas, considero que la alternativa propuesta al anuncio oficial es la que más beneficiaría a nuestro país a nivel productivo, sanitario, económico y laboral.

Fuente: Diario Castellanos 

Más de Radio San Vicente