Mati Manna nuevamente en una final de Copa América

Locales 07/07/2021 Por Alejandro Alanda
Luego de alcanzar la gloria máxima del continente junto a la selección de Chile en 2015, el sanvicentino vuelve a ocupar este lugar de privilegio pero con el agregado de valor que esta vez es con la celeste y blanca.
matimannaconscaloniyaimar

Si pensamos que Diego Armando Maradona nunca jugó la final de una Copa América, o que tampoco Pelé logró alcanzar la gloria del fútbol sudamericano en este certamen, no caben dudas que la cantidad de pergaminos que reúne el querido Mati cobran un valor increíble, me animo a afirmar impensado, pero también me permito sentenciar que se trata de logros largamente merecidos. 

Lo merecimientos en el fútbol suelen ser un poco injustos, máxime en un país que respira fútbol como lo es nuestra Argentina, pero todos quienes tenemos la dicha de conocer a Mati podemos sostener en su gran trabajo, inmenso compromiso y deseo de superación este gran momento que le toca vivir. 

Como muchos saben Mati es comunicador social, licenciado en periodismo deportivo, entrenador de fútbol y desde aquel “Paradigma Guardiola” comenzó a codearse con la elite del fútbol mundial. No solo recordamos con profunda admiración aquella consagración con Chile (más allá de haber sido contra la Argentina), también nos enorgullece citar su participación de manera consecutiva en las últimas tres copas del mundo, activa participación con entrenadores del fútbol local, asistencia técnica y formativa para las selecciones juveniles de El Salvador y la pelea por el título con el Sevilla hace algunos años en una de las mejores ligas de fútbol del planeta. 

No sabemos qué pasará el sábado con esta nueva final que el destino pone frente a los pies, y el corazón, del gran Lionel Messi y la renovada selección argentina que conduce Scaloni, pero de lo que no tenemos dudas es que el peregrinar de Mati Manna durante estos 15 años con los mejores entrenadores y futbolistas del mundo amerita cuanto menos, expresemos el inmenso orgullo y admiración que nos genera observar su figura en las escasas ocasiones en donde la cámara nos permite decir frente al tele…”yo lo conozco”, “este es mi amigo”, “fuimos juntos a la escuela”, “vivía a la vuelta de casa” o "Jugamos juntos a la pelota”. 

Anoche, luego de la última atajada del arquero “Dibu” Martínez, toda la delegación nacional corrió a abrazar a quien fue elegido mejor arquero de la Premier de Inglaterra. Todos salieron despedidos para fundirse en un abrazo reparador y envuelto en alegría. Mati también lo hizo. Pero cuando se armó la arenga festiva en proximidades del arco, Manna ya no estaba. Podrán preguntarse porque?. Simple, respeto hacia los jugadores y “su” momento. Éste tipo de actitudes, el perfil bajo, la humildad, la enorme capacidad de saber ubicarse incluso cuando las emociones están a flor de piel, esas cosas pintan de cuerpo y alma a un pibe con esencia de pueblo y capacidades de calibre mundial. 

Mati no necesita que expresemos estas cosas para sumar mayor consideración, es más, quizás no le agrade demasiado (por aquello del perfil bajo); tampoco cambiará nuestra consideración hacia él lo que suceda el sábado en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro nada más y nada menos que frente al local Brasil; pero siento la necesidad de expresarle que necesito actualicemos la foto que acompaña esta nota con la Copa que nuestra selección no gana desde el año 1993, el mismo año en donde con Mati y muchos más jugábamos en el patio de la escuela a la espera del Mundial de EEUU e intercambiábamos las famosas figuritas que tal vez ya venían marcando las estrategias de este gran ejemplo de perseverancia y construcción cimentada en los valores y buenas costumbres. 

Felicitaciones Mati querido, desde tu San Vicente haremos toda la fuerza necesaria para que el coronar de este proceso se parezca mucho a tus merecimientos y fundamentalmente sea portador de un momento que quede guardado en la memoria colectiva de todo un país.  

ALE 

 

Más de Radio San Vicente